Connect with us

Entretenimiento

Revisión: Resident Evil Village

Published

on

Resident Evil Village llega para renovar la franquicia de muchas maneras.

Resident Evil Village (RE8) es quizás el lanzamiento más esperado de 2021. Tras los acontecimientos de RE7, volvemos a encarnar a Ethan Winters, el nuevo protagonista de la franquicia, mientras explora un bucólico pueblo europeo en pleno invierno. Ethan está en busca de su hija y sigue el rastro de su secuestro.

No importa si eres un verdadero fanático de la franquicia o por primera vez tienes contacto con ella, encontrarás que el juego es innovador, atractivo, y fiel a sus raíces que lo han consolidado como una franquicia sumamente exitosa.

Recorrido por el pueblo

La sensación de jugar a Resident Evil Village suele ser comparable a la de explorar las atracciones de un parque temático. Atrás queda la intimidad doméstica de la residencia de los Baker, impregnada del aura sórdida de una película macabra, para dar paso a un bucólico pueblecito europeo. Pero, ¿Qué secretos guarda esta extraña tierra?

Village empieza en una atmósfera de suspenso. La primera zona exigen una gestión inteligente de los recursos, hay que ser extremamente cuidadoso y no desperdiciar municiones.

Notarás un gran cantidad de adornos macabros en estas primeras horas que refuerzan la sensación de aventura. Para llegar al pueblo, por ejemplo, hay que seguir un rastro de cuervos muertos. Las cosas gruñen entre la maleza, correteando sobre ramas secas que crujen en la noche, una noche oscura y densa por la que vagas desarmado y confundido contra lo que sea que te rodea.

Recuerda un poco a la llegada de Leon al pueblo de RE4, y los paralelismos con el cuarto juego de la franquicia no acaban ahí. Desde el mercader, hasta algunas elementos y ciertos enemigos, Village rinde constante reverencia al clásico cuarto juego de la franquicia.

Bien, RE8 es RE7 con una pizca de RE4. Pero hay un ingrediente extra en la receta de este pastel. Apostaría que alguien en Capcom, durante o antes de la producción de Village, estuvo jugando mucho a Bloodborne.

El título de FromSoftware parece haber servido de inspiración estética muy fuerte. Hay varios enemigos y subjefes que bien podrían ser modelos descartados por From para Clerical Beast, por ejemplo.

Pero las cosas no se quedan ahí: esta influencia de Soulsborne se nota incluso en la disposición de los mapas.

La aldea de las sombras

RE8 tiene un mapa compacto y atrevido, lleno de atajos que acortan las distancias e incluso abarca zonas secretas que esconden sorpresas, a veces incluso un jefe.

Esta filosofía de diseño de niveles al estilo de Bloodborne convierte a Village en un juego que instiga a la exploración constante, no sólo en busca de recursos, sino por un factor deslumbrante: quién sabe lo que encontrarás si te alejas del objetivo y tomas una ruta peculiar.

Esto genera algunos momentos maravillosos que sólo los buenos juegos saben crear: entrar en un molino y encontrar un nuevo enemigo chivato en una pared cubierta de vísceras y sangre no deja de provocar ese escalofrío que significa “vaya, supongo que no debería estar aquí”.

Pero tranquilos, la inspiración en los juegos de FromSoftware se limita al factor estético y a las elecciones de diseño de niveles, sin que ello implique un juego difícil: hay modos de dificultad y en el medio, en el que terminé el juego, la experiencia fue tranquila, ofreciendo retos ocasionales. Los acertijos, por ejemplo, nunca son tan desafiantes como la zona de Lucas Baker en RE7.

Hablando de eso, en caso de que hayas jugado a RE7, te sentirás como en casa aquí. Es el mismo esquema de juego: desbloquear habitaciones, encontrar llaves y resolver rompecabezas para avanzar mientras se decide si es mejor huir de los enemigos o, quién sabe, matarlos.

Encuentra nuevas armas, compra munición y objetos curativos, enfréntate a desagradables jefes. Mejora tus armas para disminuir el retroceso, los tiempos de carga, aumentar el daño, etc.

El castillo de Dimitrescu

El secuestro de la hija de Ethan Winters, el protagonista sin rostro que controlas, es sólo la punta del iceberg. El juego tiene varias sorpresas narrativas para los fans de la franquicia, algunas que pueden parecer absurdas, mientras que otras encajan bien con de los juegos anteriores. Quieres explorar ese lugar, quieres entender cuál es el asunto de la Madre Miranda y por qué hay un culto a su alrededor.

RE8 comienza con un ritmo dudoso: tras llegar al pueblo, el juego te exprime a través de varias situaciones lineales que buscan introducir algo -los jefes, los enemigos, etc. Sólo empieza realmente cuando se entra en el castillo de Dimitrescu.

El castillo de Dimitrescu es una pequeña joya del diseño de niveles. Con sus suntuosas cámaras y sus mohosas mazmorras, lo recorrerás en busca de objetos y llaves, decorando cada rincón como la palma de tu mano.

Alcina Dimitrescu, la vampiresa gigante de los tráilers, es una Némesis más efectiva que la Némesis del remake de RE3. Te persigue implacablemente ayudada por sus hijas vampiro.

De nuevo, se reitera la sensación de que RE8 es un parque temático: sigues un rastro de cuervos y encuentras un pueblo. Atraviesas un páramo densamente arbolado lleno de licántropos y llegas a un castillo gobernado por vampiros que son casi demasiado sexys para asustarse. Es una atracción tras otra, cada una con sus propias peculiaridades, un juego claramente diseñado también para la inmersión en la realidad virtual.

Hay unas bodegas subterráneas donde los barriles comparten espacio con vampiros decrépitos. Las notas te dicen que estos miserables seres son antiguos miembros del personal del castillo. Otras notas revelan la debilidad de las hijas de Alcina. Todo esto da mucho que pensar.

El castillo de Dimitrescu es análogo a la comisaría de policía de RE2: un vasto entorno que debes descifrar y explorar mientras te persiguen. Hay habitaciones seguras, sí, y ahí es donde pensarás en correr cuando las cosas se te vayan de las manos.

Después del castillo, Village aún tiene mucho camino por delante en forma de zonas temáticas que tienen cada una su propio sabor.

Por desgracia, la sombra del Castillo Dimitrescu planea sobre el resto de la experiencia: algunas zonas son más lineales y menos inspiradas que otras, siendo demasiado rápidas y compactas o centrándose en acertijos demasiado simples. En uno de ellos hay un acosador -bastante horripilante- que es demasiado fácil de esquivar, y que parece más una escena macabra diseñada para asustarte con unas gafas de realidad virtual que, bueno, un acosador digno de Alcina Dimitrescu.

El lado positivo de esta variación entre zonas es que RE8 tiene muy buen ritmo. Siguiendo la analogía con un parque temático, ninguna atracción es igual a otra, tanto en términos de estética como de jugabilidad.

Una mansión llena de muñecos espeluznantes, un molino de viento habitado por una criatura sin forma, una mazmorra infestada de hombres lobo, una fábrica de experimentos con bisontes: visita cada zona, maravíllate, asústate, ríete de lo absurdo, ríe nerviosamente de miedo y explora cada rincón en busca de tesoros y sorpresas.

¿Qué deseas adquirir?

El mercader, llamado el Duque, es un aspecto de RE8 muy similar a RE4, como habrás notado. Pero también es la clave de tu progresión en el juego: al principio, todos los recursos parecen caros, opresivamente escasos.

A medida que avanzas, el Duque, al igual que el comerciante en RE4, se convierte en un elemento clave de equilibrio. Al derrotar a los jefes, ganas objetos que puedes vender por un precio elevado, valor que se convierte en munición, mejoras e incluso nuevas armas.

Es tan misterioso como su homólogo de RE4 e igual de útil. Hay animales que deambulan por las paradas del pueblo y puedes “cazarlos” (es más bien dispararles cobardemente, muy pocos te atacan de vuelta) para recoger carne e ingredientes. Finalmente, entregas estos bienes al Duque para que te prepare platos que mejoren tus estados, como la velocidad y la vida máxima.

Un placer para los ojos

En los entornos exteriores, la dirección artística destaca por ofrecer imágenes desoladoras y hermosas, ruinas con cadáveres colgando, bandadas de pájaros volando sobre mares de pinos. Si no fuera por los cadáveres colgantes o las criaturas sanguinarias que acechan, te encantaría ir de vacaciones a ese lugar.

En el interior, las texturas son llamativas y, sobre todo en las mazmorras y las salas de los castillos, es imposible no dejarse impresionar por la luz ambarina que se refleja dorada en el cañón de tu arma. Es todo muy natural, muy elegante.

Aparte de una textura dudosa en partes concretas, no me encontré con ningún fallo ni sufrí ningún colapso, lo que debería ser un mínimo para un juego de un solo jugador, pero parece una rareza hoy en día.

Por supuesto, la calidad del audio también es impresionante. Desde las ramitas secas que chasquean denunciando la presencia de enemigos hasta los gruñidos ululantes de las criaturas en la distancia, RE8 es técnicamente competente.

Entre el terror y la acción

RE4 supuso un punto de inflexión para la franquicia en su momento, alternando entre el suspense y la acción y consiguiendo a veces caminar por un saludable camino intermedio entre ambos.

Village sigue la fórmula de RE7: inicio lleno de suspense, medio con gestión de recursos hasta que te sientes bien equipado para hacer frente a las amenazas, tramo final donde te haces demasiado fuerte y el juego se convierte en una galería de tiro, casi un FPS incluso.

Depués depsar varias horas jugando (y muriendo constantemente)  notarás cambios en el mapa. Al llegar al final del juego, la mayoría de las rutas que eran inaccesibles se abren y puedes explorar ese mapa a voluntad. Es una sensación placentera de progreso.

AL llegar a los créditos, deja un a sensación agridulce al percibir que las revelaciones narrativas y la conclusión de la historia pueden tener diferencias, pero el viaje hasta allí, pasando por castillos, molinos y mazmorras, bosques y ruinas paganas, mereció sin duda la pena. RE: Village es una mezcla de terror folclórico que a veces roza la cúspide del horror atmosférico y otras roza el ridículo (tiene un combate contra un jefe que es el colmo del absurdo).

Conclusión

Si eres un gran seguidor de la saga de Resident Evil en todos sus matices, desde el humor absurdo hasta el horror viscoso, quizá Village te deje un buen sabor de boca. Es juego que te atrapa, y las innovaciones que aporta a la franquicia (tomadas de Bloodborne / Souls) son muy empleadas. Esto lo convierte en juego es atrayente, con muchos misterios que te mantienen con la duda por saber que más puede suceder a lo largo de la historia.

Resident Evil Village, está disponible para PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox Series X|S, Xbox One, Steam y Stadia


Compartimos nuestro contenido con mucho placer, si ha sido de tu agrado no olvides invitarnos un café

Periodista, professor y fanático de la tecnología, los negocios 2.0, el mkt, y la música electrónica. Editor de los portales onedigital.info y pcformat.info http://www.onedigital.info

Jooble

Advertisement
Conoce como vivir una Vida más Saludable
A %d blogueros les gusta esto: