Blogs

Cómo funciona internet: conceptos para principiantes

Tanto como si has iniciado un sitio web propio como si tienes una aplicación web con la que sirves datos a los usuarios, querrás dominar estos conceptos para poder configurar mejor varios aspectos y factores del mundo web.

Esta etapa viene a continuación de pasar el proceso de cómo crear una página web, al tener que configurar parámetros inherentes al funcionamiento de la misma.

Probablemente te hayas encontrado con estas nociones al apuntar tu dominio (la dirección con la que se entra a tu sitio web) con el servidor o servicio de hosting que lo contiene.

La razón de la importancia que conlleva esta tecnología se basa en que funciona a través de nombres o palabras que son más fáciles de manejar o utilizar para las personas, mientras que los dispositivos de hardware interactúan entre sí a través de direcciones numéricas.

Para comenzar a entender estos conceptos haremos una analogía con otro sistema de comunicaciones más conocido para el usuario estándar, la red de telefonía fija.

Cuando queremos comunicarnos con alguien, necesariamente debemos conocer su número de teléfono, ya que no es posible comunicarse sabiendo exclusivamente su nombre. Sabemos que tal número tiene prefijos que corresponden al área geográfica y que la combinación ordenada de todos los números que lo conforman es única para cada persona y representa un nodo único e identificable en todo el mundo.

Direcciones IP:

La tecnología detrás del funcionamiento de internet no es muy diferente, ya que funciona de la misma manera solo que a un nivel más imperceptible. Para acceder a un sitio web alojado en un servidor en particular, se necesita ese “número de teléfono” pero en este caso se denomina: dirección IP.

IP significa Internet Protocol, que se trata de un conjunto de convenciones que detallan las formas y funcionamiento común para todo el mundo sobre la tecnología de comunicación en cuestión.

Normalmente los dispositivos que conectamos a la red a través de Wi-Fi tienen asociadas dos direcciones IP, una pública y otra privada. Este concepto es directamente análogo con los conocidos internos de telefonía dentro de una misma empresa, donde todos los artefactos tienen el mismo número de teléfono genérico, pero para comunicarse con uno en especial hay que marcar el interno correspondiente. Para el caso de internet, la dirección IP pública es la dirección con la que se conectan todos los dispositivos a internet, mientras que la privada es ese número de interno con la que se distinguen los dispositivos unos de los otros dentro de la red local.

Resumiendo estos conceptos en la siguiente imagen:

Servidor de Nombres de Dominio:

Pero si todo es tan análogo a la tecnología telefónica, ¿por qué no tenemos que ingresar estos números para acceder a un sitio web?

La respuesta a eso se denomina DNS, siglas para lo que en inglés se denomina: Domain Name System o Sistema de Nombres de Dominio, un sistema de nomenclatura análogo a la guía telefónica pero que funciona de forma automática.

La principal función de este sistema es la traducción bidireccional entre nombres de dominio (direcciones web legibles) y direcciones IP, por lo que el usuario común jamás tendrá que ingresar estos números para acceder a un sitio o aplicación web.

Este sistema está conformado por una red extensa y global de servidores que almacenan una tabla (la guía telefónica de internet) sobre hacia donde apunta cada dominio en particular. Así, por ejemplo, cuando ingresamos en el navegador: google.es primero se busca en el servidor DNS más cercano a qué dirección IP se quiere ingresar, por lo que una vez encontrada el navegador accede directamente al sitio en cuestión.

Para ilustrar mejor este ejemplo, te proponemos un ejercicio en Windows 10 para entrar a un sitio web por su dirección IP:

  • Asegúrate de estar conectado a internet.
  • Ingresa al símbolo del sistema: Escribe en el menú inicio: CMD y haz clic en símbolo del sistema.
  • Escribe: ping google.es
  • Recibirás una respuesta del sitio de tipo: “Haciendo ping a google.es [172.217.30.163] con 32 bytes de datos:”
  • Copia la dirección IP que se encuentra entre corchetes []
  • Pégala en el campo URL del navegador.
  • Habrás ingresado a Google a través de su dirección IP.

Esta “guía telefónica” de direcciones de internet funciona rápidamente por lo que resulta imperceptible el complejo proceso que funciona detrás. La razón por la cual hay que esperar hasta 72 horas para que se actualice cuando hacemos un cambio de dirección IP es que los cambios tienen que propagarse por todos los servidores del mundo para que actualicen esta tabla donde guardan esta información.

Para conocer el estado de la propagación DNS, existen algunos sitios web como: DNS Propagation Checker, donde ingresando el dominio correspondiente, te mostrará un mapa en tiempo real de los servidores DNS que han actualizado la tabla correspondiente.

Este proceso puede resumirse en el siguiente gráfico:

Cabe destacar que este gráfico es una simplificación con fines didácticos y que el proceso funcional es más complejo. Todo esto sucede en pocos segundos desde que se ingresó la dirección del sitio hasta que se visualiza la página web en cuestión.

Registros DNS:

El último concepto para entender es el de registros DNS, que se refiere a los datos e información que se almacenan en las tablas que contienen los servidores homónimos para traducir correctamente los valores numéricos en nombres legibles y viceversa.

Existen varios tipos de registros, cada uno con una función o área de internet específica:

  • Registros A:

Es el principal ya que traduce nombres en direcciones y viceversa.

  • Registros CNAME:

Crea alias o nombres adicionales, los cuales apuntan a la misma dirección IP.

  • Registros NS:

Registros de servidores de nombres. Indica cual es el servidor DNS que contiene la tabla de asignaciones de nuestro sitio.

  • Registros MX:

Contiene una lista de servidores de intercambio de correo electrónico, es decir que sirve para indicar qué proveedor se encarga de gestionar este servicio.

Entre otros tipos secundarios que no exploraremos aquí.

Como propietarios de un sitio web tendremos acceso a estos registros desde el panel de control del servicio de hosting correspondiente y por el cual podremos editarlos para poder tener un control absoluto de los servicios y comportamiento del sitio web completo.

Cómo funciona internet: conceptos para principiantes
To Top
Recupera los datos perdidos de tu Mac
A %d blogueros les gusta esto: