Sin categoría

Celulares, como traer efectivo

Hoy caemos en cuenta que las personas no salimos de casa sin llevar llaves, cartera y teléfono móvil. En un futuro cercano la cartera podría ser cada vez más prescindible, toda vez que los usuarios estamos viendo capacidades de pago basadas en los teléfonos móviles.
Como reiteradamente se ha insistido en esta sección, no debemos caer en la tentación de pensar en términos binarios. Es decir, de la misma manera que la tarjeta bancaria no remplazó por completo al uso del efectivo, el teléfono móvil no exterminará ninguna de las formas de pago tradicionales, sino que proveerá a los compradores y vendedores de nuevas capacidades transaccionales.
¿Cómo pagar?
Actualmente, en el mundo existe un variado número de usos del teléfono móvil como medio de compra dentro de los que podemos destacar los siguientes:
+ SMS o mensaje corto: podría ser la forma más común de banca móvil, en la cual el usuario manda desde su teléfono móvil un SMS a la persona que le quiere pagar con el monto indicado en el mismo, mientras que el vendedor recibe un mensaje con la confirmación del recibo de la cantidad en su cuenta. Este método ha sido usado eficientemente en África para el comercio y el envió de dinero a larga distancia evitando las onerosas comisiones de las alternativas actuales.
+ Near Field Communications (NFC, por su sigla en inglés) o comunicaciones de corto alcance: permite pagos al acercar el teléfono a una terminal; esta forma facilita transacciones de baja cuantía y, por ejemplo, se utiliza en Japón para pagar el Metro.
+ Apps o aplicaciones: a través de éstas se realizan compra de bienes y servicios diversos, entre los cuales se encuentran música y videos, principalmente en formato digital.
+ Vía tarjeta de crédito: aunque en este sistema se sigue utilizando la tarjeta de crédito, al incorporar el teléfono móvil se gana portabilidad en el proceso. En México, actualmente, se puede comprar boletos del cine mediante este método.
Éstos son sólo ejemplos de los sistemas más representativos. La idea es mostrar que ya existe camino avanzado en este ámbito y de las facilidades que pueden dar al usuario.
¿Quién es el beneficiado?
Todos, sin lugar a duda. Ello no significa que todos utilizaremos esta nueva capacidad inmediatamente en nuestros teléfonos, pero todos tendremos esta nueva opción e iremos diversificando nuestra modalidad de pago.
Además, no olvidemos que en México hay 90 millones de líneas móviles y escasamente 30 millones de personas están bancarizadas, por lo que esta aplicación tecnológica brinda la oportunidad de introducir a ese diferencial de 60 millones a nuevas capacidades transaccionales y financieras.
Mucho se ha comentado si este sistema es más o menos seguro que el tradicional. Tengamos en cuenta que la seguridad depende fuertemente de las personas e instituciones que manejan este servicio. El teléfono móvil tendrá que ser cuidado de la misma manera en la que se cuida la cartera, las tarjetas de crédito y la información personal. Por lo que esta tecnología representa los mismos riesgos que otras formas de pago, pero en el futuro sin duda pudiera ser mucho más segura.
Amigo lector, usted seguramente estará pensando que no arriesgaría su patrimonio con esta tecnología, pero recuerde la resistencia que tenía ante los ATM o transacciones no-humanas. Así, las transacciones móviles serán parte de nuestro futuro; el beneficio se verá en su exitosa adopción.
Click to comment
To Top
Recupera los datos perdidos de tu Mac
A %d blogueros les gusta esto: