Sin categoría

Servicios a través de Internet: ¿Comprar o vender?

Por: Luis F. Fornelli P. 
Riverbed – Regional Sales Manager – México

Para muchas empresas, el cambio hacia un modelo de redención de servicios a través de Internet se ha tomado como el Santo Grial con respecto de su futura perspectiva en el Área de Sistemas. Después de todo, ¿qué más quiere? Además de delegar toda la compleja administración de su infraestructura a alguien más y de habilitar una aceleración instantánea en la redención de servicios.  
Simultáneamente, la organización reduce, de manera significativa, los costos en Sistemas; por ejemplo, la IBM iNotes Live inicia con un costo de $3 dólares por usuario al mes. Los mejor es que no todas las compañías de TI tienen la capacidad de correr con efectividad sus plataformas de comunicaciones electrónicas internas a un costo así de accesible.
Siempre que el término “nube” surge, la mayoría de la gente piensa en Amazon, Google o Salesforce.com debido a que estos proveedores son los íconos de la imagen de servicios a través de la red, además de pretender convertirse en los proveedores integrales que cubran las necesidades de informática de todas las empresas. Aún cuando estas empresas están profundamente concentradas en prestar servicios a través de Internet para el público, tienden a reducir costos y se expanden al intentar dar soporte a miles, tal vez millones, de negocios en sus plataformas. Sus servicios se centralizan en unos cuantos centros de datos instalados alrededor del mundo mientras se esfuerzan por redimir servicios a nivel global, desde estas ubicaciones, dentro de niveles de desempeño satisfactorios.
He aquí la visión más pura de la nube: condensa por completo toda la complejidad que implica el manejo de una infraestructura física de Sistemas donde, gracias a un aprovisionamiento ligero y a la virtualización, los proveedores pueden presentar una infraestructura del centro de datos al parecer ilimitada a un bajo costo mensual para el usuario. Sin embargo, estas perspectivas no están libres de problemas. 
De acuerdo con una reciente investigación que publicara la UC Berkeley, bajo el título de Above the Clouds (Por encima de las nubes), el lanzamiento de estas nubes públicas se encontrará con diferentes obstáculos entre los que podemos mencionar la disponibilidad, seguridad, cuellos de botella durante la transferencia de información (limitaciones en el ancho de la banda), imprevisibilidad del desempeño (latencia). 
Los proveedores de nubes públicas bien podrían resolver los últimos dos factores al incluir una infraestructura de optimización WAN, mientras que las otras barreras (en combinación con otro factor que describo más adelante) han orillado a las compañías a decidirse por una alternativa distinta: la prestación de servicios privados a través de Internet.
El concepto detrás de la prestación de servicios privados a través de Internet implica tomar el modelo de negocio y entrega básico de los proveedores públicos y reducirlo hasta alcanzar los niveles de capacidad computacional de una empresa individual. En el caso de aquellos negocios que cuentan una plantilla de miles o cientos de miles de empleados, bien podrían alcanzar ese punto crítico para  proporcionar el tipo de capacidad de almacenamiento y nivel informático instantáneo y aparentemente continuo con que cuentan los distribuidores públicos a costos accesibles.
 
A través de la consolidación del almacenamiento y de las aplicaciones; así como una infraestructura virtual y, posteriormente, al proporcionar una aceleración en las sucursales y el personal remoto, las empresas ya comenzaron a generar esta prestación de servicios privados a través de Internet. En esencia, estas organizaciones están eliminando sus centros físicos de datos y modificando la técnica de administración de los servicios que surgen de éstos. Asimismo, además de resolver esos problemas de disponibilidad, protección de los proveedores y seguridad, las organizaciones descubrieron un beneficio adicional para el modelo de servicios privados de la nube: la extinción de los costos irrecuperables de inversión en los centros de datos.
Durante los últimos dos a cuatro años, muchas empresas han gastado millones de dólares en la construcción de centros de datos privados con la capacidad necesaria para respaldar sus negocios en un período de 5 a 10 años a futuro. Con inversiones de este tipo (y los casos que sus Departamentos de Sistemas presentaron ante sus respectivos Directores de Finanzas y consejos directivos), no se vislumbra que simplemente abandonen sus proyectos de inversión para integrarse a la nube. 
En vez de esto, es más factible que modifiquen sus modelos operativos dentro de sus propios centros de datos para hacer una réplica de lo que proporcionan los servicios públicos a través de la nube. Así, las empresas de informática prestarán servicios internos con una mayor relación costo-beneficio y, en caso que cuenten con un modelo de devolución de cargos indebidos, podrán hacer que estos bajos costos mensuales se reintegren a las partidas del negocio que se requieren para los recursos y servicios de Sistemas.
Con el tiempo, las empresas que adopten un modelo de nube privada podrán trasladarse, con mayor facilidad, a un modelo híbrido que utilice modelos de nube públicos y privados. De hecho, en un encuentro reciente con una de las 10 mejores compañías de ingeniería, su director de informática consideró a la nube pública en términos de una “capacidad flexible” capaz de respaldar la infraestructura de su nube privada. A medida que cada vez proyectos más grandes entren a la red, cambien de ubicación o sufran otras transiciones, los servicios de la nube pública podrán complementar su capacidad interna para garantizar que los servicios de informática no resulten en cuellos de botella al momento de culminar cualquier proyecto rentable programado. 
Otras empresas tan sólo buscarán la recuperación de sus inversiones en sus centros de datos actuales para que, al final realicen la transición absoluta hacia algún modelo de servicios públicos; todo esto bajo la premisa de que, al momento que arranquen con su proceso de transición, los costos serán aún más bajos y todos esos obstáculos no serán más un problema.
Sin importar si los tecnólogos se deciden por la nube pública, privada o la combinación de estos servicios para proporcionar una infraestructura informática a sus organizaciones, es muy importante que no se olviden de su objetivo final. Su misión radica en proporcionar una ventaja competitiva a sus usuarios finales que les genere mayores ganancias para el negocio, de una manera más sencilla. En especial, esto significa que el 
Departamento de Sistemas de la empresa deberá aportarles la funcionalidad que requiere el más alto y veloz nivel de desempeño posible. Ya sea que la empresa construya su propia nube o contrate los servicios de un tercero, deberá asegurarse que el producto final otorgue la velocidad y las prestaciones mínimas que los usuarios demandan.
Click to comment
To Top
Recupera los datos perdidos de tu Mac
A %d blogueros les gusta esto: